Slowtrends

Beyond Skin: Zapatos veganos con diseños para todos los gustos

Desde hace algún tiempo que me vengo cuestionando el uso de la piel y el cuero en prendas de vestir, zapatos y accesorios. Erróneamente, siempre había pensado que el cuero es un subproducto de la industria cárnica y que si no se aprovecha la piel del animal, es un residuo que se ha generado y que lamentablemente, se pierde. Pero con el tiempo me he dado cuenta de que la realidad no es del todo así. Me he dado cuenta de que consumir cuero es fomentar la matanza de animales por una razón muy sencilla: el beneficio. La industria de la ganadería siempre va a buscar aumentar beneficios (como es normal) y para ello, no solo vende la carne del animal sino también sus pieles. Resulta que el cuero, sobre todo si es de calidad, se paga muy caro y eso beneficia a los ganaderos (o a sus intermediarios). Es muy difícil saber si se ha matado a un animal por su carne o por su piel o por ambas cosas, pero lo que sí es cierto es que el cuero y las pieles animales tienen un precio muy alto en el mercado como materias primas con las que elaborar bienes (incluso bienes de lujo). En ocasiones, se paga más por la piel que por la carne del animal.

Para mí, creo que el punto de inflexión llegó un día en el que, investigando un poco acerca del cuero y sus procesos, leí que el cuero más flexible y blando del mercado es el que se ha extraído de animales recién nacidos o incluso de aquellos que no han nacido y han sido arrancados de sus madres antes de terminada la gestación. Seguro que a muchos esto os revuelve el estómago. Eso me pasó a mí. Además de la crueldad que entraña la extracción de la piel animal, los procesos de tratamiento de esa piel son altamente contaminantes (en la mayor parte de los casos). Las tintas y productos químicos que se utilizan para tratar esa piel antes de poder ser usada para fabricar ropa, suelen ser muy tóxicos. Esto supone que por cada pieza de cuero tratada, el agua se llene de contaminantes y la atmósfera, se llene de elementos químicos. Es decir, que resulta que el cuero y las pieles animales no solo son crueles sino que están en el extremo opuesto al ecologismo, la preservación del medio ambiente, la sostenibilidad y, en definitiva, la ética. Por este motivo, ninguna de las marcas de las que se habla en Slowtrends usan cueros ni pieles animales. Y también por este motivo, yo misma he dejado de comprar artículos de cuero. Tengo prendas de ropa que son de cuero y las sigo usando porque ya las tenía antes pero nunca compraría nada nuevo a sabiendas.

Tiger-1

La marca que he escogido como ejemplo de que es posible hacer zapatos sin crueldad animal es Beyond Skin que fabrica en Alicante. Hay muchas más, y seguramente publicaré otras pero Beyond Skin me parece perfecta para iniciar el tópico porque los diseños y acabados que tiene son equiparables a cualquier otra marca del mercado. Está claro que sustituir el cuero por plástico no mejora el impacto medioambiental, especialmente si es difícil de reciclar, por lo que el uso de sintéticos tampoco sería la mejor alternativa. Pero marcas como estas nos demuestran que hay suficientes materiales sostenibles a nuestra disposición como para utilizar recursos poco éticos y tan contaminantes. Hay muchos tejidos y materiales de composición orgánica que ofrecen acabados impecables.

Las fundadoras de Beyond Skin han empleado años en buscar materiales sostenibles, reciclados y que den un resultado duradero. Utilizan resinas con componentes reciclados en un 70% y materiales textiles también reciclados. Los zapatos los fabrican enteramente en Alicante, una zona con mucha tradición zapatera, podéis ver a algunos de los fabricantes aquí.

Alexis-Black-3BS-0020-21Dandy-Brown-3Dora-Black-Grey-3Lucy-B-Black-31Poppy-3Terrie-Brown-3-1Viva-Black-White-3

Beyond Skin diseña zapatos y accesorios para hombre y mujer y tiene también una línea de zapatos de novia que no tiene nada que envidiar a muchos de los modelos clásicos que existen en el mercado. En un curioso post en su blog, la marca explica que ha tenido que justificar sus precios en numerosas ocasiones porque mucha gente no entiende por qué pagar más por un artículo de apariencia similar a otro mucho más barato. Beyond Skin apuesta por la transparencia tanto en la elección de los materiales como en la fabricación de los productos. Explican que trabajan con gente que cobra un salario digno, que los fabricantes trabajan en condiciones seguras y sus derechos están protegidos, que los materiales son duraderos y de alto rendimiento, y que su objetivo es ofrecer un producto de alta calidad, sin sufrimiento ecológico, humano o animal. Todo esto a nosotros nos suena lo suficientemente justo. Ojalá que a mucha más gente se lo pareciera también.

Echa un ojo a su colección AQUÍ.

Fotos: Beyond Skin

Instagram: @beyondskin

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: